Sipnosis

Roland es un chico americano que le gusta descubrirlo todo, saberlo todo...es como el perfecto detective. Pero, lo que no puede resistir es el misterio de Anne Fyckovic, una hermosa chica pero también siniestra. Cuando Roland descubra el secreto no podrá evitar caer rendido a los pies de Anne.

jueves, 16 de junio de 2011

Capítulo 1

-Dicen que está loca.-dijo uno de los compañeros.
-Yo he oído que su familia pertenece a la mafia.-dijo una compañera chismosa.

Todos hablaban de una chica en común: Anne. Anne era una chica recatada, inteligente y muy bella. Pero, era muy siniestra...como una muñeca de porcelana en una película de miedo. Además, ya han pasado mucho tiempo y ni siquiera sabíamos dónde vivía o cómo era. Ella era como mi "artículo especial" para el periódico. Sé que no debería hurgar en las cosas de otras personas, pero mi editora me obligó  hacerlo. De lo contrario amenazaba con quitarme el puesto del periódico. La verdad es que tenía cierto misterio que deseaba descubrir.

-Roland estaba haciendo un artículo sobre ella, ¿verdad?-preguntó una compañera.

De pronto todos me miraron como si fuese un corderito y ellos los osos gigantes que quieren atacarme. Todos se acercaron a mí con un aire detectivesco. Tanto que se podría decir que parecían los detectives de una película mala de misterio. Todos me miraban con los ojos muy abiertos, pero yo actuaba con normalidad. Yo intimido, pero no soy intimidado. Solo esa Anne produjo ese efecto en mí, de ser intimidado...Anne no es una joven normal. Ella era realmente hermosa; con su pelo rubio, sus ojos verdes y su tez pálida provoca que todos los chicos se acerquen a ella. Se acercan pero en seguida se alejan, porque Anne tiene una mirada, una sonrisa, un párpadeo...inquietante.

-Dime lo que sabes.-preguntó uno de los compañeros señalándome con el dedo.

-Me habeís pillado.-sonreí.- El otro día me comí el último donut...

Todos se miraron extrañados. Primera táctica: Confundir a tu presa.

-¿Qué donut?-preguntó una chica.- No, en serio, dinos lo que sabes...

-Lo que sé...¿sobre qué?

Segunda táctica: Hacerme el tonto.

-Sobre esa tal Anne.-me respondió la chica.

-¿Cómo te llamas?-pregunté.

La chica me miró confundida. Tercera táctica: atacar a los más fuertes.

-Lisse.-me contestó.- Pero eso no importa porque...

-Mira Lisse.-la miré a los ojos.- No tengo ni puñetera idea de Anne Fyckovic.

Cuarta táctica: Puñalada por la espalda.

-Pero, te diré que si tanto quieres saber sobre Anne...-la miré de nuevo.- ¿Por qué no se lo preguntas, Lisse Collins?

Me levanté y me puse en otra mesa. Lisse se quedó pasmada y los demás también. Quinta táctica: Rematar.

Lisse Collins era la niñita popular del instituto. También era mi "adorada" editora. Sí, la que me encargó hacer el especial. Me sé todos los alumnos del instituto...sé su edad, su altura, su peso, sus costumbres...lo sé todo menos de Anne Fyckovic. Por su apellido sonaba del norte de Europa, pero no tiene acento. Cada día crece un centímetro, y su peso es difícil de saber...sobre todo si no hay un archivo de su condición física. Después de todo, el médico del instituto es ni más ni menos que un conocido de Anne. Pensé que podría ser su padre, pero en seguida lo descarté porque tenían una mirada muy fría. Ni condición física, ni antiguos colegios...nada, era todo un misterio. Tal vez debería volver a visitar a la Sra. Mclau. Es la secretaria de los archivos de todos lo alumnos...y sin saber como...de vez en cuando se me cae dinero y a ella las llaves para la sala de archivos...No lo llamo soborno...lo llamo beneficiarnos entre nosotros. Es así de simple, pagas y te abren las puertas en todo los lados...es así como funciona todo...por dinero.

El profesor de Literatura, llegó a la misma hora de siempre: 12:00, hora de la clase. Se ajustó las gafas y sonrió.
-Espero que todos hayaís traído el trabajo de Literatura que os puse.-dijo con su sonrisa de siempre.

Conozco a los alumnos, pero también a los profesores. Michael Netmourk, 1'80 m, 150 kilos, pelo castaño casi cobrizo, ojos marrones con motitas de color miel...Lo mejor es lo que esconde, en sus años locos fue detenido por conducción ilegal...se pasó varios semáforos. Está soltero, las chicas van a por él y lo mejor...lo tengo como número en la agenda de mi móvil. Si algún día me aburro y me da por gastar bromas, tendría teléfonos de todo el instituto. Lo que odio de Michael es simplemente su sonrisa caballeresca, hace que me den ganas de potar. Michael me miró y me sonrió.

-Roland Carter.-me hizo una señal de que viniera.- Tu trabajo.

Saqué de la cartera mi trabajo sobre un libro de Aghata Cristie. Mi estilo de lectura es muy simple, siempre leo libros de estilo novela negra. Por esa y po otras razones, he conseguido ese don de saberlo todo por las pequeñas cosas y querer descubrirlo todo.  Mi columna en el periódico es de las más vistas por las chicas marujas. La razón es porque a las personas les dan por el morbo y el cotilleo. Yo estoy en contra de eso porque a mí me gusta ser más decente en todo.  Me conformo con trabajar como detective o forense dentro de unos años, suena interesante. Me levanté, le entregué el trabajo al profesor y me volví a sentar.

-Anne Fycovic.-llamó el profesor.

Una melena dorada pasó por delante mía como si fuesen unas olas, Su andar era tan perfecto, tan grácil...Era como una modelo perfecta. Anne sonrió y le entregó el trabajo al profesor. Esa sonrisa me ponía nervioso y eso nunca me ha pasado a mí. Anne se volvió a sentar, no sin antes dirigirme una mirada sensual y sonrió de forma sutil. Esas miradas...hacía temblar incluso a una chica que no fuese lesbiana. Es lo que se denomina "mirada que mata". Cuando hace eso, mi soberbia se reduce a cero y me vuelvo inofensivo. Por lo que será difícil preguntarle directamente a ella sobre su vida. Lo único que puedo hacer es el plan mofeta, un plan que apesta como las mofetas.

7 comentarios:

  1. Cosas que deberías corregir:
    Primero:
    En las partes en las que describes a Anne, deberías ponerlas en pasado. O decidir si la historia está en presente o en pasado. Si no lo haces, el texto queda algo raro...
    Segundo:
    Donde pone:
    "Sé que no debería hurgar en las cosas de otras personas, pero mi editora me obligó a hacerlo a sino me quitaba del puesto"
    Deberías poner, por ejemplo:
    "Sé que no debería hurgar en las cosas de otras personas, pero mi editora me mandó hacerlo.
    De lo contrario, amenazaba con quitarme mi puesto en el periódico."
    Y donde has escrito:
    "De mayo me conformo con trabajar como detective o forense, tiene que molar"
    NO PONGAS ESO.
    En su lugar puedes usar una expresión más culta, propia de un aspirante a detective, en lugar de hacerle parecer un crío de 11 años...
    Por ejemplo:
    "Dentro de unos años, me gustaría llegar a ser detective o forense."
    Seguido de otra frase que no incluya los verbos "molar", "alucinar" o derivados...

    ResponderEliminar
  2. He visto la reseña en el blog The Story Teller- Mil CuentaCuentos y he decidido venir y probar por mi misma. Tu historia promete y me pasaré por aquí a menudo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me gusto mucho..¡¡
    Y ya soy tu seguidora jijiji¡¡

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Desde hace mucho quería leer tu historia, me ire poniendo al corriente con los otros capitulo ;) Me gusto la tactica del chico para salir del interrogatorio :)

    ResponderEliminar
  5. Me gusta el prota :) y la chica, Anne, suena interesante. Habrá que ver qué se trae entre manos~ y cómo Roland la maneja. Ya me voy a leer los otros caps :3

    ResponderEliminar