Sipnosis

Roland es un chico americano que le gusta descubrirlo todo, saberlo todo...es como el perfecto detective. Pero, lo que no puede resistir es el misterio de Anne Fyckovic, una hermosa chica pero también siniestra. Cuando Roland descubra el secreto no podrá evitar caer rendido a los pies de Anne.

domingo, 14 de agosto de 2011

Micro relato: Bloody Mary.

Bueno, éste micro relato no tiene que ver con Descúbreme si quieres. Es solo que se me ocurrió la idea de poder plasmar un relato sobre la leyenda urbana de Bloody Mary. Como sabemos, es solo una leyenda urbana que no tiene que ser cierta. Pero, es posible que haya un tipo de similitud con cierta cantante y cierta canción horrible que canta dicha cantante.

                                                                                 _

Todos saben la leyenda urbana de Bloody Mary. Solo tienes que girarte tres veces y decir su nombre para que ella aparezca. Cuando aparece, sonríe y te clava un cuchillo en el pecho. Por lo visto, una amiga de una amiga de la amiga de mi compañera Lily dice que la hermana de esa amiga de la amiga de la amiga de mi compañera Lily había muerto por eso. Que esa chica había sido retada por unas pijas para ver si tenía valor o no. La estúpida chica lo había hecho y había muerto. O eso, decía Lily.

Soy Clotilde Jean, una francesa proveniente de Nîmes, intento acabar con todas esas leyendas urbanas que tanta gente teme. Vamos, que busco la muerte a toda costa. Estaba almorzando en el comedor hasta que Lily, mi mejor y única amiga, se sentó a mi lado.

-¿Sabes qué?-preguntó.- He oido que Lawrence está loquito por ti.

No pude evitar suspirar de cansancio. Lawrence era el típico chico rubio súper mono, súper popular, súper deportista, súper inteligente que volvía locas a todas las chicas. Excepto a mí, claro está. Preferiría meterme en una alcantarilla llena de cocodrilos que ser la novia de Lawrence. Era, cómo decirlo, muy corriente. El chico rompecorazones de todas las películas de jóvenes. Dejé de pensar en eso y me centré en mi libro de taxonomía. Lily se quedó mirando y me miró extrañada, como si no supiese qué estaba leyendo.

-¿Qué es eso?-preguntó.

-Un libro sobre la taxonomía.-dije sin más, sin apartar la vista del libro.

-¿Qué es la taxono...eso?

-Es el estudio científico para clasificar los organismos.-dije rápidamente sin mirarla.

Lily silvó y empezó a morder su manzana sin más. Sí, me gustan las ciencias naturales. Y puedo clasificar unas cien especies, con mis 17 años de vida. Pero, creo que me gustan las cosas difíciles. Reto es mi segundo nombre, metafóricamente. Oí unos pasos y me temí los peor. Alguien me bajó el libro y pude ver a un chico de ojos turquesas y pelo rubio, oséase, Lawrence. Dejó mi libro a un lado y se puso en medio mostrándome sus perfectos dientes blancos.

-Hola, Clot.-dijo con una voz que provocaría que una niñata le diese algo, Lily parecía estar a punto de desmayarse.- ¿Cómo te va?

-Muy bien, gracias.-dije toscamente mientras intentaba coger el libro.- Y no me llames Clot, me gusta mi nombre.

-Es un nombre muy raro.-sonrió Lawrence.- Es raro que te guste.

-Clotilde significa aquella que lucha con gloria.-dije secamente.- Ahora me encantaría que me dejases en paz.

Lawrence se fue irritado y Lily no entendió lo que había hecho. Claro, ella no entiende lo que yo pienso de la popularidad o "el gobierno" del instituto. Arriba están los populares, después los normales y por debajo de todos los pringados. Me considero una prinagada, y no me importa si después tengo un futuro mejor que el suyo. Cuando oí el sonido de la alarma, salí disparada pero me tropecé con Albert. Albert era otro pringado, pero que llegaba aún más lejos que yo.  Pues era muy solitario y llevaba unas gafas que le hacía poco atractivo. Se disculpó y se fue como alma que lleva el diablo. Una persona que habla muy poco, la verdad.

Cuando terminaron las clases, decidí salir corriendo a mi casa para intentar llamar a Bloody Mary. Tal vez era mentira y me llevaba un fiasco o tal vez acabase muerta a la mañana siguiente en frente del espejo de mi baño. Pero tenía que saberlo, aunque solo fuese por un hecho científico. Lo grabaría mediante mi cámara, Lux, como así la llamo.

Lucie, mi hermana me llamó antes de tiempo. Ella estudia para ser diseñadora de moda, por eso siempre intenta saber si este tejido es más resistente o más suave o bla, bla, bla... Hoy había diseñado una camiseta de metal ultra ligera, me preguntaba para qué diablos una persona iba a ponerse una camiseta de metal resistente pero a la vez ligera. Ella me dijo que nunca se sabe cuándo vas a necesitar. Pasé de largo y fui a comprar unas velas.

La verdad es que hay muchas opciones sobre la leyenda de Bloody Mary. Una dicen que era una niña de hermoso cabello que ella adoraba y se cepillaba simplemente porque le gustaba. Entonces, unos amigos suyos decidieron gastarle una pequeña broma. Uno de sus compañeros, se escondió en un armario y cuando Verónica (que así se llamaba) empezó a cepillarse el pelo, él salió del armario y se lo cortó. Dicen que a los pocos días, Verónica se suicidó porque creía que era fea. Por eso, antes de decir tres veces su nombre hay que cepillarse el cabello cien veces.

Según otra versión, Bloody Mary era una muchacha gravemente enferma y que en ese tiempo no se podía curar. El médico era su padre, que después de cuatro días en coma tomó la decisión de enterrarla en el patio de su casa. La madre de Mary no se quería ir de la tumba. Su padre sabiendo que se iba a morir de frío le inyectó morfina. A Mary se le amarró en la muñeca un hilo que iba unido a una campana. El padre se fue a dormir y a la mañana siguiente fue a ver la campana, que encontró tirada. En ese mismo momento abrió la tumba de su hija y vio que sus manos estaban llenas de sangre y poco después se fijó en sus dedos donde no estaban sus uñas. Después de llorar por un buen rato se fijó en que las uñas estaban incrustadas en el ataúd con muestras de rasguños. Se cree que para que ésta aparezca se deben encender tres velas frente a un espejo, dar tres vueltas y mientras lo hacen decir Bloody Mary tres veces.

Cuando compré las velas, volví a casa y cerré la puerta de mi baño con llave. Puse las velas alrededor del espejo y las encendí. Bajé las persianas para que solo se pudieran ver la luz fantasmagórica de las velas. Y también podía ver mi reflejo, mis ojos verdes y mi pelo negro ondulado que me llegaba hasta la cintura. Dejé en frente del espejo un compás con una punta afilada. Me cepillé mi largo cabello negro cien veces y cogí un cuchillo que llevaba. Me miré a los ojos y sonreí. La cámara ya estaba grabando a un lado del servicio.

-Bloody Mary.-dije.

Di una vuelta lentamente hasta volver a mirarme en el espejo.

-Bloody Mary.-dije de nuevo.

Di otra vuelta y a medida que daba la vuelta las velas me cegaban un poco.

-Bloody Mary.-volví a decir.

La última vuelta. Ahora podría confirmar aquélla leyenda o no. Tal vez esa fuese la última vuelta que diese y la última palabra que dijese. Me quedé mirando mi reflejo hasta que fue desapareciendo poco a poco. Apareció una niña de pelo corto rubio y de aspecto pálido. Llevaba un camisón de encaje que daba más miedo aún y resaltaba sus ojeras violáceas. Sonrió al ver que llevaba un cuchillo en mi mano derecha.

-Nunca teneís que llamar a Bloody...-cantó con una voz de niña quebrada.- Niños, corred, porque Bloody va a por ti...Bloody te perseguirá y la cabeza te arrancará...Niños, corred, porque Bloody te perseguirá y la cabeza te arrancará...

Bloody sonrió y sacó la mano para coger el compás.

-Bloody va a por ti...-cantó volviéndose la voz cada vez más grave.

Dejé caer el cuchillo e intenté meter la llave en la cerradura. Estaba atrancada, mierda. Bloody Mary salió del espejo y pude notar que solo era una niña de siete años, pero era totalmente terrorífica.

-Vete al infierno, perra.-dijo con una voz grave y ronca. Me lanzó en compás que fue directo a donde se encontraba el corazón.

Miré acongojada en compás, espero que la cámara lo hubiese grabado todo. Bloody se acercó mientras jadeaba y caía al suelo. Me miró como una niña curiosa que parece muy bonita, pero ella era el miedo en persona. No pude evitar que gimiera del miedo que tenía. Bloody tarareó la sinfonía de la canción de antes con una voz dulce y siniestra. Acarició mi cabello ondulado mientas jadeaba de dolor. Me saqué el compás y seguí jadeando de dolor. Ahora, solo tenía que hacer.

Le eché valor y se lo clavé al estómago de Bloody Mary. Ésta se sorprendió cuando yo hice eso y un mar de sangre empezó a salir y a manchar el camisón blanco de Bloody Mary. Bloody soltó un grito de horror y se alejó de mí. Me levanté y me quité la blusa para mostrar que llevaba la coraza que mi hermana había diseñado, todo había sido una trampa, una dulce trampa. Bloody no pudo evitar sentirse furiosa, pero estaba a punto de desaparecer para siempre.

-Vete al infierno...-sonreí macabramente.-...Perra.

Bloody gritó de forma desgarradora y desapareció como si de cenizas se tratase. Cogí el compás y miré si la cámara lo había grabado todo. Y así era, había quedado todo perfecto...Salí del baño y mi hermana se sorprendió de verme con la coraza.

-Es realmente útil.-sonreí.- Sigue así, creo que vas a ser una gran diseñadora.

Mi hermana se ilusionó y volvió a su habitación para hacer bocetos de futuras creaciones. Al día siguiente, deseaba con todas mis fuerzas enseñárselo a Lily. Para confirmar que había existido esa leyenda, que alguien había sobrevivido a ella y que una persona había acabado con ella. Pero, me di cuenta de que Lily se había vuelto lo que yo no deseaba ser, una pija popular que se codeaba con las demás zorras del instituto. Lo peor que te puede pasar.

Alguien se tropezó conmigo y se puso la grabación sola. Me alarmé, ¿qué ocurriría si alguien indeseado la viese? Alguien cogió la cámara y empezó a mirar la grabación. Era un chico de pelo negro y ojos grises con motas violetas, un chico realmente atráctivo. Miró la grabación manteniendo una cara inexpresiva. Ahora sí que era mi fin para siempre. Cuando terminó la grabación, me dio la cámara y me miró. Sonrió y cogió unas gafas que se le habían caído. Entonces, me sorprendí al darme cuenta de que era Albert.

-La próxima que hagas algo así, deberías avisarme.-sonrió.- Estaría encantado en ayudarte.

Se fue hacia la biblioteca mientras yo me quedaba incrédula. ¿Albert era tan atráctivo y atrayente? Miré a Lily que parecía que mantenía una máscara con ese maquillaje y no pude sentir un sabor agridulce. Había pérdido a una amiga, pero había conseguido a un compañero de trabajo...¿O algo más? Solo decir, que ésta no sería la primera historia de terror a la cual enfrentarse...

Serie "Leyendas urbanas"/ Fin del relato Bloody Mary.


Bueno, ¿qué os aparecido? Solo decir que éste relato salió de enterarme de la leyenda de Verónica o Bloody Mary. Pensé en escribir algo así pero con un final que sorprendiera un poco, alguien que se enfrenta a algo así. Fue así como creé al personaje de Clotilde que se merece tener otro relato de éste tipo porque es un personaje fuerte y valiente que a todo el mundo nos gustaría ser (por lo menos yo). Bueno, dejarme un comentario (a ser posible) y muchas gracias por seguirme.



 

14 comentarios:

  1. Muy bien Memetin. ¡Cada vez tienes menos faltas de ortografía!
    Tu historia da miedo, pero está bastante bien. Estaré esperando la próxima...

    ResponderEliminar
  2. He de decir que al principio me sonaba muy típico, pero el final es sorprendente y el total ha quedado muy bien. Yo que tú le daría más vueltas para pulirlo y sí, se merece más relatos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. me alegro mucho de haber encontrado esta blognovela!

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho tu blog, y como sé la de sonrisas que hace un nuevo seguidor, desde hoy te sigo.
    Yo también tengo un blog y me haría ilusión que tú también me siguieras.
    Es este:
    http://paraalimentarmedetisolonecesitotuaire.blogspot.com/
    Te espero, pasate, me harías feliz como yo te e echo a ti.
    Un besazo, y te esperoo!

    ResponderEliminar
  5. Hola, vine a través de "visitas en tu blog", así generamos un vínculo.
    Muy buen blog, saludos desde Buenos Aires.
    Humberto.

    www.humbertodib.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa!, ya t hice socia del club de las escritoras, akí tienes tu ficha:

    http://elclubdelasescritoras.blogspot.com/2011/08/115-memetin.html

    Comprueba k esté todo correcto, vale?. Por cierto, bienvenida al club!, y ahora k perteneces al mismo, k tal si t haces con la insignia y haces la entrevista?. Encontrarás ambas cosas en el margen derecho del blog. Las respuestas de la entrevista déjalas como un comentario (o los k hagan falta), en la misma entrada de las preguntas.

    Espero k estés a gusto en tu nuevo hogar y k t dejer caer muxo por allí. Un saludo, un abrazo fuerte y un beso sonoro, muak!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola, Memetín al fin puedo pasarme. El relato ha sido genial, yo conocía la segunda versión de Bloody Mary que das, la de Victoria no y me ha llamado la atención.
    Recuerdo que hace un par de años echaron un capítulo de Entre fantasmas dedicado a Bloody Mary y ese día en clase yo y mis amigas no parabamos de hablar del tema, una de ellas se empeño en hacer la prueba cuando fuimos al baño, pero no salió nada. Menos mal, porque nosotras no llevábamos ninguna coraza debajo de la ropa :)

    Saludos sangrientos

    ResponderEliminar
  8. Hola!!
    Yo también soy socia del club de las escritoras y te vi por allí y quise conocer tu blog pero como no tenía tiempo lo aplazé jeje.
    Solo he leido este relato y me ha gustado mucho.
    No se como tendrás planeado subir lo de los relatos sobre las leyendas urbanas, pero estaría bien que siempre fuera Clotilde la protagonista. Al final podría quedarte como un libro en el que cada leyenda fuera un capítulo.
    Igual ya habías pensado tú esa posibilidad (ya digo que soy nueva por aquí y aun no conozco el sitio.. jeje), de todo modos solo es una idea.
    Muchos besos y suerte!!

    ResponderEliminar
  9. Hola!!
    Dirijo un blog de reseñas de novelas y blog-novelas de blogueros como tú. Mi blog es:
    http://reseniandolibros.blogspot.com/
    Y si quieres tú reseña puedes pasar por aquí:
    http://reseniandolibros.blogspot.com/p/fichas-rellenar-si-quiere-tu-resena.html
    Ofrezco criticas sinceras y objetivas. Estaría encantada de reseñar tu novela :)

    ResponderEliminar
  10. Hola,
    entré desde "mas visitas a tu blog."
    y no he podido alejarme de la computadora. Me gusta mucho la forma en que redactas, ademas encuentro muy interesante la trama, pues aunque a mi no me suelen gustar las historias de vampiros (pues la mayoría son parecidas), esta me ha encantado. Me he leído todos los capítulos y espero el siguiente con mucha impaciencia.

    También tengo un blog, pero es más un blog personal, donde escribo ideas y pensamientos, que me dejan ciertas dudas acerca de lo que me rodea.
    Saludos!:)

    ResponderEliminar
  11. Hola de nuevo,
    me olvidé de mencionar que tienes un premio en mi blog.
    Saludos:)

    ResponderEliminar
  12. Hola. Me gusta el relato. Buena adaptación de la leyenda.

    Buen día para ti.

    ResponderEliminar
  13. hola!
    para empezar, ya vi que lo que te aconsejé ya estaba en tu mente mucho antes :P
    Y lo segundo, pues avisarte de que tienes premio en mi blog: http://my-own-library-and-stories.blogspot.com/2011/10/un-premio-mas.html
    Bss!

    ResponderEliminar
  14. Me cayó muy bien Clot, eso es cierto :) y la próxima necesitamos más de ese tal Albert, creo e.e

    ResponderEliminar